Calidad





 

La marca SULO es sinónimo internacional de calidad. Durante las últimas décadas, el grupo SULO ha demostrado que su reputación como líder en calidad es de sobra merecida. El secreto del éxito de SULO exige a diario la entrega y atención de todos los empleados en todos los niveles de la empresa. Los productos del grupo SULO son apreciados sobre todo porque ofrecen valores añadidos. Estos son: más calidad, más funcionalidad, más vida útil. En resumen, obtener más por su dinero.

Esta exigencia incondicional se garantiza mediante un sistema integral de gestión de la calidad según DIN EN ISO 9001:2008: empleados cualificados y formados, instalaciones y máquinas modernas y perfectamente ajustadas, instalaciones internas de ensayo para comprobar permanentemente los procesos de calidad. Y además, institutos de control independientes inspeccionan periódicamente nuestra calidad.
 

Política de calidad del grupo SULO

En el sistema de gestión de SULO, las exigencias de los clientes son determinantes para el diseño de los procesos internos. Una gestión eficaz de la calidad aumenta la satisfacción de los clientes ya que garantiza que se entiendan y cumplan las exigencias de los mismos. El encargado de gestionar la calidad tiene la tarea de fomentar la concienciación sobre las exigencias de los clientes en la empresa.

 

Y para asegurar un elevado estándar de calidad y mejorar constantemente los procesos, SULO ha implementado un sistema de gestión de la calidad.

Los siguientes principios determinan nuestra forma de actuar:
 

La calidad como base

La calidad es la base de todas las actividades de SULO. Todos los empleados realizan una importante aportación a la calidad.  La condición para garantizar nuestro futuro es no cometer ni un solo error cualitativo en los productos, procesos y servicios.

 

Conseguir la completa satisfacción de nuestros clientes es nuestro máximo objetivo. Y para conseguirlo identificamos las exigencias de los clientes, les aconsejamos de forma cualificada, desarrollamos y fabricamos dispositivos fiables y fáciles de usar, aseguramos un transcurso sin problemas de todos los encargos y un suministro dentro del plazo de entrega, ponemos a disposición del cliente la documentación necesaria, redactada de forma clara y entregada en su debido tiempo, e implementamos condiciones marco específicas. Una política de mejora continua de la calidad exige de todos los empleados el compromiso incondicional con la calidad en el trabajo individual y una aportación activa a la mejora continua de la calidad de los productos, procesos y servicios.
 

Calidad mediante el pensamiento y las acciones

Para alcanzar nuestras metas en lo referente a la calidad, desarrollamos y formamos constantemente las capacidades de todos los empleados para conseguir una forma de pensar y actuar orientada al cliente, la calidad y los procesos.
 

Calidad mediante liderazgo

Para los empleados, el modelo a seguir es el personal directivo. Este sienta unas metas claras y asequibles para después ayudar a los trabajadores a alcanzarlas. Tanto los directivos como los empleados son responsables de la consecución de dichas metas.